TODO TIENE SU FINAL: DISONANCIAS ESTÉTICAS O ARRITMIAS PROSÓDICAS EN ¡QUE VIVA LA MÚSICA! DE ANDRÉS CAICEDO

Resumen


En su novela ¡Que viva la música!, Andrés Caicedo, escritor colombiano de mediados de los setenta, incómodo dentro de su contexto literario y hoy actualizado como el precursor de autores que relatan los tránsitos adolescentes en la cultura de masas de los noventa, busca la apertura de la palabra mediante ejercicios de rescritura, encontrándola más allá de los límites de su sistema semiótico. La música se presenta como el espacio para expandir el texto a todas sus posibilidades materiales: el rock de los Stones y la salsa de Richie Ray y Bobby Cruz son los polos de un gesto de transmutación intersemiótica que va de lo más superficial a lo más estructural de la escritura, haciendo hablar a la música ahí donde antes habló la literatura.
Como citar Barrientos Javiera. 2020. “TODO TIENE SU FINAL: DISONANCIAS ESTÉTICAS O ARRITMIAS PROSÓDICAS EN ¡QUE VIVA LA MÚSICA! DE ANDRÉS CAICEDO”. Revista Laboratorio 7.

  Enviar a Mendeley

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.